¿Etiquetas o sellos de identidad?

David aprendió a leer a los 4 años; Raquel a los 9. A los 13 años, nadie era capaz de distinguir quien aprendió antes. Sin embargo, en la escuela, Raquel recibió la etiqueta “retraso en el aprendizaje” mientras que a David le frenaban sus capacidades diciéndole, constantemente, qué debía hacer y cuando. Una dependencia de la que jamás pudo escapar. Raquel, por su parte, acabó en el paquete de “educación especial” donde quedó anclada para siempre.

No puedo educar así. Necesito una educación donde no tenga que dañar a los niños para ayudarles.

Así es como John Taylor Gatto resumía su experiencia tras 30 años en las aulas.

John Taylor Gatto

O aprendes tu camino escribiendo tu propio guión o te convertirás en actor del guión de otro.

En un ranking de las peores herencias de la educación formal clásica, las etiquetas puede que ocuparan uno de las primeras posiciones de la lista. Con los clásicos sobresaliente, notable, suficiente e insuficiente ya se creaba una primera (y a menudo definitiva) clasificación entre los niños de una aula.

Por mucho que se intente, pocos maestros consiguen liberarse de la tentación de usar las etiquetas. Existe el alumno vago, el conflictivo, el líder, el lento, etc… La tendencia a clasificar es innata en el ser humano. Nuestro cerebro clasifica constantemente todo lo que percibe. Es su primer paso para interpretación la realidad y una práctica que se adquiere a los pocos meses de vida.

Los niños también clasifican: bueno o malo, divertido o aburrido, guapo o feo… Por ello asumen las etiquetas con total naturalidad. Y muy a menudo resulta difícil librarse de ellas en años. Sobretodo, si la etiqueta ha sido impuesta por el profesor.

¿Cómo evitar, entonces, tal práctica siendo un elemento tan básico en nuestro proceso mental? ¿Podemos no-clasificar a nuestros chicos?

La clave no está en etiquetar o no etiquetar. En mi opinión, la clave está en sustituir las etiquetas por sellos de identidad.

El Sello de Identidad es una etiqueta usada en positivo.

Nuestro cerebro admite matices en nuestra forma de clasificar: lento pero tenaz, tímido pero honesto, vago pero listo… Intentemos que el alumno se identifique con la parte más positiva de sus etiquetas para que se conviertan en un estímulo para avanzar y ser libres.

Hay que olvidar el lento, tímido o vago para promover el tenaz, honesto o listo.

El Sello de Identidad estimula.

Las clasificaciones deben apelar a la acción y no al inmobilismo. Un chico etiquetado como listo puede acomodarse y no esforzarse para nada. En cambio un chico con el sello de ingenioso sentirá la obligación de ofrecer soluciones a un problema. Los Sellos motivan a actuar para demostrar su identidad.

En vez de introvertido, podemos decir (por ejemplo) reflexivo; en vez de cobarde, prudente; en vez de patoso, intelectual; etc.

Un sello de identidad es una etiqueta flexible.

A lo largo de su proceso madurativo, el niño cambia y evoluciona. También lo hará su identidad. Reconocerle todo cambio positivo promoverá sus deseos y capacidad para re-definirse.

El niño ingenioso puede cambiar y convertirse en creativo. El niño seductor puede convertirse en emprendedor. Etc.

Un sello de identidad debe ser escogido por uno mismo.

El niño solo se convertirá en un adulto libre si es capaz de auto-definirse a su gusto. Los chicos deben aprender a escoger sus propios sellos y el educador será el responsable de guiarle.

Encontrar el auténtico Sello de Identidad, lo que realmente define a uno mismo, es un camino largo y complejo. Durante su proceso madurativo, el niño asumirá y rechazará muchos sellos hasta encontrar el que realmente le define. Alcanzado ese punto, el chico tendrá en sus manos el potencial para ser un adulto feliz y libre.

No podemos evitarlas pero sí usarlas adecuadamente.

No podemos evitarlas pero sí usarlas adecuadamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s