Modelo AIDA – Fase 1

El modelo AIDA (Atención, Interés, Deseo y Acción) es uno de los más aceptados en marketing. Consiste en 4 fases de acción para conseguir que el cliente compre nuestro producto. Si consideramos a nuestros alumnos como clientes y el aprendizaje como producto tal vez esbocemos un primer plan de marketing educativo.

Modelo AIDA

En este, y sucesivos posts, voy a intentar desgranar cada una de dichas fases intentando darles sentido en nuestras aulas.

Fase 1: ATENCIÓN

Las herramientas fundamentales para captar la atención de nuestros alum-clientes son:

Lo inesperado

Si el profesor está dando una clase y tras él pasa una jirafa, no importa cuan interesante sea la clase. Todo los alumnos centraran su atención en la jirafa, porque es algo inesperado. (Dr Francisco Mora, “Neuroeducación”)

La curiosidad es el primer paso y fundamental hacia el camino del aprendizaje. Lo inesperado provoca sorpresa y la sorpresa, curiosidad. Un elemento fuera de su lugar habitual o la ausencia de algo que siempre había estado ahí son estrategias básicas pero no las únicas. Una anécdota, una provocación, un dato sorprendente… Conseguir que nuestros alum-clientes se adentren en el territorio de la curiosidad, será siempre el punto de partida de nuestro viaje.

A menudo, los profesores deberían invertir menos tiempo en preparar sus clases y más en preparar el detonantes de sus clases.

El “YO”

Satisfacer la curiosidad va a ayudarme en algo.

Si el alum-cliente tiene dicha percepción, sentirá el deseo de seguir adelante.

¿Qué se esconde tras ese suceso desconcertante? Sea lo que sea, parece que va servir para satisfacer alguno de mis deseos fundamentales. ¡Quiero saberlo! 

Sin embargo, la duda para el profesor suele ser: ¿como convencerlo de que la lista de afluentes del Tajo va a satisfacer sus deseos fundamentales? La respuesta es sencilla: ES IMPOSIBLE. Conocer los afluentes del tajo, o la lista de los Reyes Godos, o la capital de Sud-África no suelen formar parte de los deseos fundamentales de la gente (ni jóvenes ni adultos).

De modo que es inútil pretender captar la atención de nuestros alum-clientes diciendo: ¿Saben cual es el río más largo de la península ibérica? ¡El Tajo! ¿Sorprendidos? ¡Pues esperen a conocer sus afluentes!

A menudo, los temarios tradicionales no ofrecen expectativas para satisfacer ningún deseo. Por ello deberían ser revisados por completo. Entretanto, es necesario que el maestro dé alas a su creatividad. En el siguiente post intentaré ofrecer algunas ideas.

La empatía

La sorpresa y la creatividad son elementos importantes, pero no suficientes. Para superar la frontera de lo anecdótico es necesario conectar emocionalmente con nuestro alum-cliente. Debe sentir que nos preocupamos por él y que deseamos ofrecerles algo valioso PARA ÉL. Insisto:

La clave no está en ofrecer algo valioso, sino en que ÉL PERCIBA que es algo valioso.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s