El poder de la situación

A nadie le sorprende si afirmo que el entorno ejerce su influencia sobre el individuo. Pero pocos son conscientes de hasta qué punto. Una serie de controvertidos experimentos que se realizaron durante el siglo XX (y que ahora están prohibidos por violar la dignidad humana) demostraron que el entorno DEFINE (más que influenciar) al individuo. En resumen, el entorno ejerce un efecto profundo sobre la personalidad.

Si el entorno se torna tan decisivo para el individuo, la labor del profesor debería ser construir un entorno en el aula que estimule al aprendizaje. No un entorno para formar, sino un entorno para “TRANS-FORMAR” a sus alumnos. Cuando la actitud es la adecuada, el aprendizaje surge por sí sólo.

Cuando el clima en el aula es de trabajo y esfuerzo, incluso el alumno más desmotivado siente la necesidad de implicarse. Esto es lo que logran los buenos profesores puesto que ejercen sobre el grupo una influencia de liderazgo más que de transmisión de conocimientos.

Puede suceder que existan alumnos que, a pesar de sentirse arrastrados por la situación, no disponen de los recursos y técnicas para cumplir con los objetivos, lo que les convierte en víctimas de la frustración. No son alumnos rezagados ni alumnos conflictivos. Son alumnos que viven con impotencia su incapacidad para entrar en la corriente del grupo. Recordemos que somos animales sociales y una de nuestras necesidades vitales es la de pertenecer a un grupo. De modo que en una aula donde exista un clima de trabajo, el que no trabaja se siente aislado.

Allí es donde el maestro tiene su gran oportunidad: cuando los grupos que han entrado en la senda del aprendizaje avanzan solos, por lo que el profesor debería poner su tiempo (y sabiduría) al servicio de los estudiantes con menos hábitos (o recursos). Sentarse con ellos, plantear objetivos y acompañarle en el camino para conseguirlos. La recompensa no será el éxito sino la adquisión de unos hábitos que permitan al alumno participar del clima de esfuerzo generado en el aula. Para ello, el ejemplo del profesor es fundamental.

Anuncios

2 pensamientos en “El poder de la situación

  1. Pingback: El poder de la sintonización | La Educación Desconocida

  2. Pingback: Experimentos sobre el poder de la situación | La Educación Desconocida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s