La cultura de centro según Schein

La cultura es el conjunto de presunciones básicas (inventadas, descubierta o desarrolladas por un grupo a medida que va aprendiendo a enfrentarse a problemas de adaptación externa y de integración interna), que hayan ejercido la suficiente influencia como para ser consideradas válidas y, en consecuencia, ser enseñada a los nuevos miembros, como forma correcta de percibir, pensar y sentir estos problemas. (Schein, 1988).

Schein afirma que las presunciones que constituyen la cultura quedan interiorizadas hasta el punto de que mueven el pensamiento, emoción y conducta de las personas (influencia invisible) hasta formar los valores por los que se mueven (influencia visible). Y ello puede aplicarse tanto a civilizaciones como a organizaciones o grupos pequeños de individuos.

Niveles de la cultura según Schein

En una organización, dichas presunciones pueden clasificarse como:

  • Creencias sobre la razón de existir de la organización (misión, visión…).
  • Creencias sobre cómo es o cómo debe ser el mundo (ética, ambición, solidaridad…)
  • Creencias sobre la naturaleza humana (p.e. “¿las personas pueden cambiar?”).
  • Creencias sobre porqué actúan los humanos (¿Imponiéndose a la naturaleza? ¿Acatando su destino? ¿Mejorando el mundo?…)
  • Creencias sobre las relaciones humanas (¿Agresivas? ¿Amistosas? ¿Coercitivas? ¿Sumisas?…)

En un equipo de personas debe considerarse estas presunciones para que los proyectos puedan tener éxito. No puede iniciarse algo que atente contra estas creencias sin, antes, transformar, generar, validar y asentar nuevas creencias. Schein afirma, pues, que la cultura es dinámica y puede ser modificada mediante acciones adecuadas.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Schein, E.H. (1988). La cultura empresarial y el liderazgo. Barcelona: Plaza y Janés.

 

Anuncios